Tradición viva

Navidad del Paraguay

Así se vive la fiesta del nacimiento de Jesús en Paraguay. Religiosidad y familia son inseparables. En la página siguiente se ofrece el texto en idioma guaraní

Por: David Galeano Olivera
016 Juan Balmaceda

Al pasar la fiesta de la Virgen de Ka’akupe, todos ya se aprestan para celebrar la más grande fiesta de la tradición cristiana: la Navidad. Tiempo de reflexión, de perdón, de amor. La Navidad representa una nueva oportunidad para renovar la vida, para corregir el camino, para celebrar la vida. Es el tiempo para deponer rencores y maldades. No existe nada más bonito esa noche que confundirse en un fuerte y emotivo abrazo con los seres queridos y dejar al Niño Jesús que renazca en nuestros corazones y en nuestras vidas.
En Paraguay está muy arraigada la costumbre de preparar el pesebre. Se cuenta que esta tradición nació de la mano de san Francisco de Asís en el siglo XIII, esparciéndose posteriormente a todo el mundo, con el objetivo de revivir con imágenes el nacimiento de Jesús en un humilde pesebre de Belén, rodeado por María y José, y también de animales (vacas, ovejas, burros, gallo) y de algunos pastores, a quienes, unos días después, se sumaron en la adoración los Reyes Magos guiados por una estrella.
Ya en su inicio, diciembre se llena de los frutos de la tierra: sandías, melones, piñas, uvas, además del rico choclo, y todo el Paraguay se cubre del agradable y característico olor de la flor de coco.
Hasta hoy la gente del campo sale a buscar las ramas de ka’avove’i, arbusto que abunda en esta época. Esas ramas son clavadas en el suelo, formando el pesebre, a modo de pequeño altar, y dentro del mismo los miembros de la familia alojan las imágenes de arcilla de Jesús, María, José, el arcángel Gabriel, la paloma, la estrella, los pastores, los animales y los infaltables y siempre esperados Reyes Magos. Como ofrenda se ubicarán alrededor del pesebre la flor de coco, sandías, melones, piñas, naranjos, bananos, etc. Al atardecer una vela se encenderá para recordar a Jesús, que es luz y es vida.
El día de la Nochebuena, las familias se reúnen en la casa de los padres. Los que son del interior y que viven lejos de ellos retornan a sus hogares para pasar todos juntos la Nochebuena y la Navidad.
En el horno se preparan ricos platos como el asado de cerdo, gallina, carne vacuna u oveja. También de ese horno salen humeantes y olorosas sopas paraguayas y chipa guasu. En tanto, en una enorme olla se hierve la mandioca. Asimismo, se prepara el clericó, mezclando toda clase de frutas: manzanas, naranjos, piñas y uvas. Un cántaro lleno de clericó se ubica al costado del pesebre para servir a los visitantes en jarros de arcilla.
Al atardecer, los niños y más jóvenes están todos recién bañados, bien peinados, luciendo ropas nuevas. Salen a recorrer el vecindario, a visitar los pesebres; siendo recibidos por los dueños de casas, quienes les servirán un pedazo de sopa paraguaya, el clericó y, ya saliendo, caramelos.
Es costumbre repetir una frase ritualística por todos conocida: “Qué lindo es tu pesebre”.
Ya entrada la noche y hasta la medianoche —es decir, hasta la Navidad— se escucha la explosión de bombas, bombitas y mbokavicho; además, los niños encienden sus estrellitas.
Luego, cerca de la medianoche, los miembros de la familia se sientan alrededor de la mesa, cubierta por un mantel blanco de ao po’i, a compartir la cena de Nochebuena y Navidad, escuchando villancicos. A la medianoche, entre explosiones de petardos, todos se funden en un fuerte abrazo, y entre besos y lágrimas, se saludan con un Feliz Navidad. Finalmente, frente al pesebre, todos elevan una oración celebrando el Nacimiento del Niño Jesús.


Ohasávo Tupâsy Ka’akupe ára opavave oñembosako’íma oguero’ayvu haĝua pe vy’a tuichavéva, cristiano rekópe, ha’éva Arareñói térâ Tupâra’y Arareñói gueromandu’a. Añetehápe, ko yvóra tuichakue javeve, 24 jasypakôi ha’e Pyharemarangatu ha 25 jasypakôi katu Arareñói. Mokôive, peteîme, ha’e py’amongeta, ñyrô ha mborayhu ára. Arareñói niko peteî pa’u opavave jaguerekóva ñambopyahu haĝua ñande rekove; ñamyatyrô haĝua ñande rape ha jaguero’ayvu haĝua teko. Upe árape tekotevê ñamboyke ñeko’ôi ha ñaña. Ndaipóri mba’e iporâvéva upe pyharépe jahechárô opavavépe oñoañuâvo mbarete porâ ha upe jave jahejávo Tupâra’ýpe heñoijey ñandepype.
Oikembaretéma ñande jepokuaápe mymbakeha apo, jagueromandu’a haĝua Tupâra’y Arareñói. Oî ojapóva 15 jasypakôime; ambue katu ojapo ára 20 ha oî avei ojepóva upe Pyharemarangatu árape. Ko jepokuaa niko omoheñoi’ypýkuri Francisco de Asís Marangatu, sa’ary’aty XIII Kirito rireguápe ha upégui herakuâva’ekue oparupiete; ojegueromandu’a haĝua, ta’ângamimi rupive, Hesu arareñói -ojapo 2.000 ary- peteî mymbakeha mboriahumíme, amoite Belén-me, ha oîháme ijerére Maria ha Hose; avei, mymbamimi (vaka, ovecha, chavurro ha kupyju) ha ovechañangarekohára; ha umívape, upe rire, omoirûkuri Tupâra’y jehechakuaápe umi Mbohapy Karai Mba’ekuaa, oĝuahêva’ekue upépe peteî mbyja ñesâmbyhy rupive.
Oñepyrûvo, jasypakôi henyhêmavoi opaichagua temitýgui: sandia, merô, avakachi, úva; upéicha avei, hetéva avatiky; ha Paraguáy tuichakue javeve henyhê mbokaja poty ryakuâ asyetévagui. Ko’aĝaite peve ñande rapicha okaraygua osê oheka ha oikytî ka’avove’i rakâmimi, okakuaáva oparupiete. Ka’avove’i rakâmimi ojegueru ha ojekutujereva’erâ, ojejapóvo heseve peteî tapŷi’i, ojoguáva upe mymbakeha, Hesu heñoihaguépe; ha ipype oñemohenda vy’apópe umi ta’ângamimi ojejapóva ñay’ûgui: Hesu, Maria Marangatu, Hose Marangatu, Gabriel Tupâremimbou, pykasu, mbyja, ovachañangarekohára ha umi mymbamimi: vaka, ovecha, chavurro, kupyju; ha upéicha avei, umi ojehecharamovéva ha oñeha’ârôvéva ha’éva umi Mbohapy Karai Mba’ekuaa. Temikuave’êrô oñemoî avei pe mymbakeha jerére: mbokaja poty, sandia, merô, avakachi, narâ, pakova ha ambuéva. Ka’arupytû jave katu oñemyendyva’erâ peteî tataindy ojegueromandu’ávo Hesúpe, ha’éva tesape ha tekove.
Pyharemarangatu árape, pehênguekuéra ijatypaite ituvakuéra rógape. Umi okarayguáva ha oikóva ambue ñane retâ táva rupi térâ oikóva ambue tetâme, ojevypaite hógape ikatuhaĝuáicha ohasa oñondivepa Pyharemarangatu ha Arareñói.
Tatakuápe oñembojy umi tembi’u hevéva ha ñanemba’etéva, umíva apytépe: kure, ryguasu, vaka ro’o ha ovecha. Upe tatakuágui osê avei hyakuâ asýva sópa paraguái ha chipa guasu. Peteî japepo guasúpe katu oñembopupu mandi’o. Upéicha avei, ojejapo pe mba’erykue hérava keleriko, oñembojehe’ávo opaichagua yva: manasána, narâ, avakachi ha úva. Peteî kambuchi renyhête kelerikógui oñemoî pe mymbakeha ykére ojeitykua haĝua -peteî kaguápe- opavave oñembojávape ohecha haĝua pe mymbakeha.
Ka’arupytûvo, mitâ ha mitârusumimi ojahu ha ipotî’asýma, oñemoapesýi ha omoî ijao pyahu. Ha’ekuéra oho opavave hogaykereguápe, ohechávo pe mymbakeha. Upépe ogajarakuéra omomaitei, ombohasa ha omboguapy chupekuéra pe mymbakeha renondépe. Ogajarakuéra ogueropojái chupekuéra sópa ha keleriko; ha ohokuetévo hikuái ome’ê chupekuéra mba’ehe’êmimi. Upe jave katuete umi ouva’ekue ohecha mymbakeha, he’íva’erâ “Iporâitépa nde pesebre”.
Pyharévoma ha pyharepyte peve; ja’eporâsérô Arareñói meve oñehendu ñembokapu: mba’ekapuha guasu, mba’ekapuha’i ha mbokavícho; upéicha avei, mitâmimi omyendy mbyja’ikuéra.Upe rire, pyharepytepotávo térâ pyharepytete jave, oñepehênguéva oguapypaite mesa jerere, oñembo’apéva ao po’ípe, okarupyharévo; omoĝuahêvo ijapýpe Pyharemarangatu ha omomaiteívo Arareñói, ohenduhápe opaichagua arareñói mba’epu’i ha purahéi. Pyharepyte oĝuahêvo, mbokapupara pa’ûme, ñeañuâ hatâva rupi, ñehetû ha tesaýpe, opavave oñomomaitei, he’ívo ojupe Vy’apavê Tupâra’y arareñóire. Ipahápe, opavave oñemboja mymbakeha renondépe ha oñembo’e omomorâvo Tupâra’y Arareñói.