Especial periodismo joven / 1

La influencia de la política en los medios

Publicamos en dos entregas en ensayo ganador del Foro Las Almenas, organizado en Asunción por el colegio con el mismo nombre en el mes de setiembre (ver recuadro). Su autor, alumno de segundo curso del Colegio Campoalto, habla de los estrechos vínculos entre política, poder y prensa

Por: José Marín
Senado Federal do Brasil

En pleno siglo XXI, debemos entender que los medios de comunicación tienen un gran peso en la población, y que las personas con limitaciones culturales dependen de ellos para informarse y tomar decisiones. Además, sabemos que la mayoría de los ciudadanos con fuerte protagonismo político es la misma que también tiene el control sobre los medios de comunicación y, por lo tanto, necesitamos que la información sea de fuente fidedigna y distante de influencias externas. Adicionalmente, la información es más rápida en estos tiempos y de fácil accesibilidad debido a la tecnología. Como se diría popularmente, uno tiene la información en la mano por el celular, y es solo cuestión de entrar en un buscador, pero en ese momento también resaltan o salen las informaciones falsas (fake news) y la única manera en la que uno pueda comprobarlas es yendo a los medios de comunicación formales.
El tema es muy importante, debido a que los medios influyen en los habitantes, y tenemos el concepto de que los medios no se dejan guiar por los políticos, pero no es así, en realidad los políticos influyen en los medios y nos hacen creer hechos o argumentos que no son ciertos.
Por esa razón, mi tema es la influencia de la política en los medios. Iremos desmenuzando y entendiendo los argumentos acerca de él y explicaremos cómo se manejan los medios de comunicación.
La información siempre debe ser objetiva y contar los hechos como sucedieron, caso contrario uno orienta a las personas a pensar igual que ellos, si uno cuenta solamente lo bueno la gente va a pensar que todo es bueno y si uno solo cuenta lo malo los lectores van a pensar que es malo. Entonces la pregunta es: ¿cómo los lectores van a poder confiar y leer un diario sabiendo que los periodistas están influenciados por la política, cuando su dueño es un político? ¿Cómo yo, periodista, voy a publicar una historia desde mi punto de vista independiente si con eso pongo en riesgo mi fuente de ingreso económico?
Que un periodista se deje influenciar por los políticos y por los ciudadanos con poder va en contra de su profesión, porque su función es informar la verdad, no inventar noticias y mucho menos transformarlas para quedar bien con un grupo de privilegiados. Si lo hace, pierde fiabilidad pero, ¿a él porque le importa? Si obtiene beneficios económicos y se asegura una buena vida… Pero nosotros, la gente que utiliza los medios de comunicación, seguimos siendo engañados y creyendo cosas que no suceden.
En ese caso los medios de comunicación van en contra del artículo 29 de la Constitución nacional, que establece que el ejercicio del periodismo, en cualquiera de sus formas, es libre y no está sujeto a autorización previa. Los periodistas de los medios masivos de comunicación, en cumplimiento de sus funciones, no serán obligados a actuar contra los dictados de su conciencia ni a revelar sus fuentes de información. El periodista columnista tiene derecho a publicar sus opiniones firmadas sin censura en el medio en el cual trabaje. La dirección podrá dejar a salvo su responsabilidad, haciendo constar su disenso. Se reconoce al periodista el derecho de autoría sobre el producto de su trabajo intelectual, artístico o fotográfico, cualquiera sea su técnica, conforme con la ley.
En ese párrafo constatamos que los periodistas que no actúan correctamente lo hacen contra el artículo, no cumplen con esta norma y se dejan influenciar por los políticos y sus gustos, así demostramos que no se cumple el artículo y además que nosotros no hacemos nada para detenerlo.
Vamos a un ejemplo concreto. En Francia, el expresidente Nicolas Sarkozy, que estuvo en el poder entre 2007 a 2012, es amigo cercano de Arnaud Lagardère, dirigente de Lagardère Média, que posee el grupo de prensa francés más importante, o sea 49 % de la prensa parisina. Lagardère es también el accionista principal del 51 % restante. Durante el mandato de Sarkozy, el Estado multiplicó más que por seis las subvenciones otorgadas a la prensa, y en ese momento Lagardère tenía una demanda por “posición abusiva en la prensa nacional”, debido a que no podían recibir tanto apoyo financiero. Pero esto no empezó en ese mandato sino antes, cuando Sarkozy era ministro de Finanzas. Lagardère Média en Francia también es líder en la publicidad.
Este dominio de una gran parte de la prensa francesa permitió al presidente Nicolas Sarkozy ocultar y manipular la información en compensación al apoyo económico y a cambio de censurar la información y evitar temas “molestos”, como por ejemplo los nuevos amoríos de su exmujer, así como comentarios con respecto al “carácter genético” de la pedofilia y la de la delincuencia.
El presidente logró censurar todo, y que los medios franceses no hablaran de esos temas. La única forma de enterarse era mediante páginas digitales que él mandó censurar.
El partido político al cual él pertenecía también entregaba a los medios imágenes suyas realizando buenas obras que éstos publicaban, ahorrando dinero. Luego, en el 2006, Sarkozy quiso cambiar la Constitución para que del presidente dependan las cadenas de comunicación. Si eso se hubiera dado, la libertad de prensa hubiese desaparecido, pero la propuesta no fue aceptada.
Es un claro ejemplo de cómo la política influye en la prensa y de cómo la población puede ser manipulada por los medios, que influyen en ella y hasta pueden hacerle cambiar de forma de pensar.
(continuará)


 El Foro Las Almenas 2018

La verdad o su verdad. La influenccia de los medios de comunicación en la política

 

008 María Paz Aguayo 1

El tema-título de esta 22° edición del Foro Las Almenas fue elegido por sus organizadoras: las alumnas de segundo curso del colegio Las Almenas (colegio femenino) de Asunción. La iniciativa responde a la necesidad de promover la investigación, el análisis, la reflexión, el pensamiento crítico y las habilidades expresivas y de argumentación en los estudiantes de nivel secundario.

La competencia de debate y de ponencia y las premiaciones de éstas y de las restantes modalidades (afiche y ensayo) se realizaron el 31 de agosto en dicho centro educativo, donde también estuvieron expuestos los afiches concursantes. Participaron, además de las anfitrionas, otros 13 colegios de la capital paraguaya: Internacional, Politécnico Johannes Gutemberg, San José, Apostólico San José, Trinity School, Immaculée Conception, Campoalto, Aula Viva, Goethe, Los Laureles, Santa Clara, Técnico Nacional y San Ignacio de Loyola.
Resultaron ganadores los siguientes equipos: en “debate”, el del Colegio Apostólico San José, compuesto por Susan Dávalos y Lucas Ovelar, quienes precedieron a Esteban Calvo y Valerie Ruckelhausen, del Goethe; en “ponencia”, Antonella Adorno e Iván Aponte también del Goethe, por delante de Jennyfer Barboza y Arturo González, representantes del Trinity School. En la modalidad afiche, resultó ganadora Antonella Chávez. de Las Almenas, El ensayo mejor evaludo fue el que publicamos en estas páginas.
“Llevamos organizando el foro desde principio de año”, señaló al diario 5días Montserrat Miranda Escobar , alumna del segundo curso de Las Almenas. “Los años anteriores solo participaban 3 o 4 colegios, mientras que esta vez llegamos a 14 instituciones, lo que representó mucho más trabajo”. Su compañera Miranda Ojeda Cueto complementó, conversando con Ciudad nueva: “La organización del evento fue todo un desafío para nosotras, logrado gracias al trabajo en equipo. De esta experiencia que nos brindó el colegio aprendimos todos los aspectos que conlleva instrumentar un certamen de este tipo”. En una primera evalucación, las alumnas de Las Almenas consideraron que el nivel de los participantes fue muy bueno, y que “todos los colegios demostraron tener la capacidad de poner en juego los saberes que poseían referentes al uso del lenguaje en actos de comunicación y a entender la realidad nacional”.
El jurado que evaluó debates y ponencia se conformó con personalidades vinculadas a la comunicación, a la política o a la historiografía, como el diputado Sebastián Villarejo, el historiador Eduardo Nakajama y los periodistas Eduardo Aguilera y Miguel Noto.