¿Cómo sé si los tratan mal?

¿Cómo puedo darme cuenta de si la maestra trata mal a mi hijo en el jardín o en la escuela?
Elena

Por: Ezio Aceti
Britta Pedersen picture-alliance dpa AP Images

Cuando la televisión nos informa de episodios de maltrato a niños y niñas, nos invaden frustración e indignación. Todos tendríamos que proteger y ayudar a crecer a los pequeños por medio de cuidados y atenciones positivas, que desarrollen en ellos la belleza de vivir, el amor al prójimo y la alegría de crecer.
Sin embargo, en las escuelas donde se practican métodos educativos basados en castigos y puniciones, el daño que se les provoca es grande.
Hasta los siete u ocho años, al niño le cuesta comprender que los adultos pueden equivocarse, por lo cual cree que es él quien se equivoca, y por esto puede sentir ansiedad, depresión, sentido de fracaso o de inadecuación. Los síntomas que nos pueden indicar estas situaciones son: desmotivación en la escuela, falta de apetito, trastornos del sueño, falta de concentración e, incluso, problemas en la respiración y en la expresión.
Lo primero que hay que hacer en esos casos es evitar dramatizar la situación poniendo inmediatamente en alarma a médicos y docentes, pero tampoco hay que banalizar lo que sucede pensando que todo va a pasar pronto.
Si después de diez días los síntomas persisten, es menester investigar discretamente, hablando con el niño o la niña de manera que comprenda que nos interesa su persona y tranquilizarlo. La confianza del niño se reactivará y eso nos permitirá intervenir. Porque el deseo de vida y de bien siempre es mayor que el mal y el sufrimiento.