Recuerdos de Diego Maradona

El pequeño gran gladiador

Diego Armando Maradona fue uno de los mejores futbolistas de la historia no sólo por su talento deportivo, sino también por su carácter aguerrido y su amor al deporte. Se ganó el corazón de sus compañeros y la admiración del público, en su patria y en los lugares más lejanos. Compartimos retazos de cómo lo recuerdan sus colegas y también el imaginario de la gente que vibró con él, a través de un relato, un recuerdo de la vida

Por: Recogido por Ignacio Amaro y Silvano Malini
009--MARADONA

A lo largo de su carrera, Diego Armando Maradona consiguió logros deportivos muy importantes. A temprana edad se consagró campeón del mundo con la selección argentina juvenil en Japón 1979, siendo además el mejor jugador del torneo.
Esta y otras participaciones importantes lo llevarían a Europa y posteriormente al seleccionado mayor argentino con el cual realizó una de las mayores hazañas: ganar la Copa del Mundo de México 1986. Ese título vino acompañado de otro, el Balón de Oro, otorgado al mejor jugador de la competencia por la FIFA.
En su paso por Nápoles, Diego marco una huella imborrable obteniendo títulos locales e internacionales como la Copa UEFA en 1989 para llevar al equipo napolitano a lo más alto. También se destacaron sus pasos por Boca Juniors -cuadro que más lo identificaba- Argentinos Juniors -de donde surgió- varios clubes de Europa, y una trayectoria como técnico que lo tenía dirigiendo este año al equipo de Gimnasia y Esgrima de La Plata.
Atravesó distintas circunstancias personales dolorosas, luchando contra adicciones y problemas de salud, pero siempre les dio batalla. Falleció tempranamente a pocos días de cumplir sus 60 años, el 25 de noviembre pasado.


“Va a pasar mucho tiempo para ver otro futbolista como él” 

Una de las mejores cosas que me pasaron en mi carrera deportiva fue tener a Maradona como director técnico. Fue una experiencia muy linda que nunca soñé poder vivir.
Para mí Diego fue el más grande de todos los tiempos. Va a pasar mucho tiempo para ver otro futbolista como él. A pesar de tenerlo poco tiempo como técnico, en Corrientes demostró ser una gran persona, un gran padre y profesional.
En lo futbolístico fue lo mejor que conocí. Tuve la suerte de jugar contra él y de ser dirigido por él. Nos dejó una gran experiencia, además de comportarse de buena manera con los uruguayos que estábamos aquel momento en el plantel.
Ojalá nos volvamos a encontrar con Diego. Lo que puedo decir es que se marchó un gran futbolista, pero por sobre todo una excelente persona, un gladiador de la vida.
Nos quedamos con ese hermoso recuerdo de él, convirtiéndoles un gol a los ingleses con la mano. Para mí fue increíble.

Héctor “el Indio” Morán
(centrocampista uruguayo dirigido por Maradona en el equipo Mandiyú de Corrientes)


“Me dolió muchísimo como terminó Diego” 

La partida de Diego fue un golpe duro e inesperado. Cuando me enteré pensé que era una broma, fue un golpe que no me esperaba. Estuve tres o cuatros días sin hablarle a nadie. La carrera de Diego fue muy parecida a la mía, por salir de una familia humilde. Lo conocía de haber jugado en contra, además de comer algunos asados juntos.
Diego era un crack muy conocido por todas partes. Al bajarse en algún lugar, todo el mundo lo reconocía, era muy querido, movía a muchas personas.
Él tenía “tres manos”, tocaba la pelota y era distinto. Una vez, con Lazio fuimos a jugar contra Napoli. Yo estaba calentando en la cancha y él me vino a saludar: “Rubén ¿cómo andas?”. No nos habíamos encontrado antes. Él saludaba a todos los sudamericanos.
Era frontal, no se fijaba si tenías dinero o no, él iba y te invitaba a comer. Era algo único que solo él tenía.
Fue siempre “blanco o negro”, como él decía, y lo tenías que aceptar de esa forma. Le brindó mucho al mundo del futbol.
Las cuatro o cinco veces que lo vi siempre se acordaba de mí, me invitaba a comer un asado, y era una alegría enorme para mí.
Me dolió muchísimo como terminó Diego. Lo quería ver bien arriba, con la cabeza en alto, y no morir solo en una habitación pequeña donde nadie lo iba a visitar.
Le mandé un video cuando cumplió 60 años deseándole mucha fuerza. Diego era una gran persona. A los lugares que fueras todos te decían que Maradona era Argentina.

Ruben Sosa (exfutbolista uruguayo. Jugó en Italia, en Lazio e Inter, mientras Maradona jugaba en Napoli)


 “Él era un chico que se divertía y quería que todos estuviéramos bien” 

Yo fui compañero de Diego en Argentinos Juniors. Al momento de enterarme de su partida se me cayeron algunas lágrimas. Por lo que fue Maradona como persona y jugador lo sentí muchísimo. Todo el mundo va a recordar la parte futbolística de él, lo mágico que era.

Cuando llego Maradona a Nápoles revoluciónó a toda la gente de allí. Napoli es lo que es ahora por él, por eso todos los homenajes que le hacen. Es un dios para ellos. Para los argentinos, mucho más, ya que ganó un mundial el solo.
Jugamos juntos un año, y hacía cosas increíbles, con pelotas de ping pong, de tenis, y hasta con una naranja.
Con 20 años Maradona ya era crack. Siempre estaba con la pelota a la hora de entrenar. Y se preocupaba mucho por todos sus compañeros.
A esa edad ya tenía un contrato publicitario. Y la marca le enviaba cajas con botines y ropa. Él abría la caja y nos lo regalaba para jugar los partidos. Era un chico que se divertía y quería que todos estuviéramos bien.

Eugenio Morel (exfutbolista paraguayo, compañero de Diego Maradona en Argentinos Juniors)