Diálogo entre personas de diferentes convicciones

Acerca de: Envejecer (III)

Estamos comentando sobre el tema del envejecer. El punto de partida fue el film Lucky. Sugerimos releer las columnas anteriores para lograr la continuidad temática. El film está centrado exclusivamente sobre el protagonista (arropado, eso sí, por una variada y brillante galería de personajes secundarios, todos ellos claves, de una forma u otra, en el

Por: Grupo Gaspar
004-

Estamos comentando sobre el tema del envejecer. El punto de partida fue el film Lucky. Sugerimos releer las columnas anteriores para lograr la continuidad temática.
El film está centrado exclusivamente sobre el protagonista (arropado, eso sí, por una variada y brillante galería de personajes secundarios, todos ellos claves, de una forma u otra, en el devenir del relato y en la evolución del propio Lucky). Se podría decir que la película no habla de nada en concreto pero sí de todo en general: la suma de los pequeños y aparentemente nimios detalles cotidianos es lo que acaba generando las cosas que de verdad importan.
En la foto vemos la emocionante escena en la que Harry Dean Stanton (des)entona el conocido tema “Volver” acompañado por unos mariachis. Es desoladora la certeza de que el actor (fallecido en 2017) nunca más nos regalará interpretaciones como ésta o la de Paris, Texas.
Seguimos entonces profundizando sobre el tema del envejecer y el envejecimiento.
¿Se han logrado avances en el conocimiento del proceso senil? Los avances han sido extraordinarios en el control de enfermedades cardiovasculares y, en grado menor, pero también significativo, en el del cáncer y de los trastornos mentales. La calidad de vida de los ancianos es hoy mucho mejor que hace 30 ó 40 años.
También se conoce mejor el proceso senil, ya que años atrás se concebía el deterioro físico y mental como un proceso inevitable y progresivo. Hoy sabemos que muchos signos de deterioro en los ancianos se pueden evitar y con frecuencia hacerlos reversibles. Tal es el caso de la pérdida de masa magra (músculos) que puede ser frenada y hasta recuperar las pérdidas.
Muchas personas mantienen una vida activa de trabajo después de los 65 años. En América Latina el trabajo agrícola sigue siendo dominante en los ancianos. En Argentina el 15,7 % de la población mayor de 65 años trabaja, en Costa Rica, el 30,5 % y en México, el 54,4 %.
Hoy sabemos cuántos ancianos hay en cada país, sabemos también de qué mueren, pero paradójicamente no sabemos dónde viven, qué comen, cuántos viven solos, si alguien atiende sus quejas, si disponen de algún recurso económico, si añoran algún familiar… Es decir, se puede afirmar que en una gran parte de países los ancianos constituyen el grupo humano más abandonado por las autoridades y la sociedad entera. La solidaridad social no se mueve al mismo ritmo que los avances científicos.
¿A qué edad se muere por el proceso de envejecimiento?
En realidad es raro morirse por ser anciano. Por lo general, se muere por una enfermedad o un accidente: infarto de las coronarias, embolias cerebrales, diabetes, cáncer, etc. Por estas causas se puede morir a cualquier edad, pero durante la vejez el riesgo es mucho mayor porque a través de los años se han acumulado las agresiones externas: mala alimentación, cigarrillos, alcohol, infecciones, sedentarismo, otros factores desconocidos que causan el cáncer, etc. Los ancianos han estado más tiempo sujetos a las vicisitudes del entorno.
Se puede decir, pues, que el envejecimiento es un deterioro progresivo y generalizado que se traduce en una probabilidad de muerte cada vez mayor por una enfermedad intercurrente.
En cierto modo se podría decir que, salvo en edades muy avanzadas se muere por lo general en la vejez, pero no directamente por la vejez.
(continuará)

grupogaspar@gmail.com

*Valoración: Cinedebate (3.95)

(Cinedebate del 16/11/19)
Próxima columna: “Envejecer (IV)”.